Rosquillas de anís, receta tradicional de amama.

Todavía recuerdo, como si fuera ayer, el olor que inundaba la casa de mi abuela cuando acababa de hacer rosquillas de anís. Las rosquillas son típicas de Carnaval y Semana Santa pero dado su éxito, mi amama las hacía muy a menudo. Y es que este dulce sirve como postre, para desayunar o merendar.

Las rosquillas de anís no es que sean de origen vasco pero en estos tiempos de confinamiento, es una receta perfecta para hacer con niños: les encanta la manipulación de la masa y por supuesto, hincarles el diente. Además, no necesitan ingredientes raros y solo tienes que seguirla paso a paso para que salgan unas rosquillas de anís tradicionales perfectas y deliciosas.

¿Nos ponemos manos a la masa?

Ingredientes para las rosquillas

  • 500 gr de harina de trigo
  • 150 gr de azúcar (puede ser blanco o moreno)
  • 3 huevos
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra suave
  • La ralladura de un limón
  • Un chorrito de esencia de anís o 4 cucharadas de anís dulce
  • 1 sobre de levadura
  • Aceite para freír (mejor de girasol pero se puede hacer con el de oliva)
  • 1 pellizco de sal
  • Azúcar para rebozarlos

Preparación de la masa de las rosquillas

1. En un bol o recipiente cascamos los huevos y añadimos el azúcar. Batimos muy bien con las varillas hasta conseguir una mezcla homogénea.

2. Añadimos a la mezcla el aceite de oliva suave, la pizca de sal, la ralladura del limón y el anís. En caso de no tener anís o no nos guste, se puede sustituir por zumo de naranja.

3. Mezclamos el sobre de levadura con la harina y tras tamizarla (se puede utilizar un colador) lo añadiremos a la mezcla principal. A partir de este momento lo más fácil es utilizar nuestras propias manos para conseguir una masa más compacta. Para manejar mejor la masa, te recomiendo untar las manos previamente con un poco de aceite.

4. El siguiente paso es dejar reposar la masa en la nevera durante 30 minutos para conseguir que la manipulación a la hora de formar las rosquillas sea mucho más fácil.

Preparación de las rosquillas

5. Pasado el tiempo de reposo, ponemos al fuego (no muy fuerte) una cazuela con abundante aceite donde vamos a freír la masa de nuestras deliciosas rosquillas.

6. Ahora viene la parte más divertida para los niños, formar las rosquillas. Como hemos comentado anteriormente, volvemos a untar las manos con aceite. Con la ayuda de una cuchara separamos un poco de masa y con nuestras manos vamos formando bolitas. Mi amama las hace más o menos del tamaño de una pelota de ping-pong y salen unas 24 bolitas. Si queremos hacer unas rosquillas más pequeñas, solo tendremos que formar bolas más pequeñas.

7. Cogemos una bolita y solo tenemos que abrir un agujero en el centro ayudándonos de los dedos. De esta forma quedan todas las rosquillas más uniformes y esponjosas. Te recomiendo abrir bastante el agujero ya que al freír, la masa se expande y el hueco se hace más pequeño. Pero si queremos conseguir unas rosquillas más crujientes podemos hacer unos churritos de masa, como si fuera plastilina y unir los extremos. Esto ya es a gusto de cada uno.

* Otra variante es formar churros con la masa, dejando la parte central más gordita y después de freírlas rebozarlas en una mezcla de azúcar y canela. Así conseguiremos unos Bastoncitos de Santo.

8. Con el aceite caliente, introducimos la masa de las rosquillas dentro de la cazuela y esperamos a que se doren para después darle la vuelta.

9. Debemos escurrir bien las rosquillas para quitar el exceso de aceite y solo nos queda rebozarlas en azúcar blanco.

Ahora sí, ya tienes listas para hincar el diente, las mejores rosquillas de anís caseras. Un último apunte, si utilizas una lata de galletas o un tupper para guardarlas se mantienen de maravilla.

Así que como decimos aquí… ON EGIN! (que aproveche)

Sabemos que lo ideal sería compartir estas riquísimas rosquillas con nuestros amigos, familia… para eso ya llegarán tiempos mejores. Pero mientras tanto, puedes compartir la receta con ellos 😉

¿Qué te ha parecido la receta? Nos encantaría saber tu opinión y te invitamos a dejarnos un comentario. Lo tendremos muy en cuenta en nuestros futuros posts.

Eskerrik asko!

Puede que también te interese…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te ha gustado el blog? Siguenos :)